Air Nostrum se baja al tren: así ha cambiado la alta velocidad en España en seis meses

Air Nostrum se baja al tren: así ha cambiado la alta velocidad en España en seis meses

La gestión privada de la alta velocidad ferroviaria llega a España. La empresa española Operador Ferroviario de Levante -filial de Air Nostrum- y la italiana Trenitalia han formado el consorcio Intermodalidad de Levante (Ilsa), que está dando los últimos pasos para operar en las líneas del Ave en 2022. Ilsa será el tercer operador ferroviario de la alta velocidad española, tras Renfe, que gestiona las marcas Ave y la ‘low cost’ Avlo, y la francesa Ouigo, propiedad de SNCF.

Todo ello es fruto de la liberalización del transporte de viajeros por ferrocarril que España inició el pasado mes de mayo con la entrada en servicio de los primeros viajes de Ouigo. Esa liberalización ha traído una competencia que beneficia al consumidor porque baja precios, aumenta frecuencias, aunque también reduzca algo el confort. Además, va a ayudar a rentabilizar las ingentes inversiones que requiere el Ave. Los nuevos agentes «aprovecharán el potencial de nuestros aproximadamente 3.500 kilómetros de líneas de alta velocidad. Una red que ha exigido miles de millones de euros de los bolsillos de todos y que ha de hacerse accesible para toda la población», señalaba la presidenta del gestor ferroviario, Adif, Isabel Pardo de Vera a finales del año pasado.

Con la liberalización, Adif consigue una mayor utilización de las infraestructuras y más ingresos, ya que las compañías pagan un canon al gestor por el uso sus instalaciones. En los próximos diez años, Ouigo e Ilsa desembolsarán 1.800 euros por este concepto.

Hoy, el trayecto entre Madrid y Barcelona está cubierto por dos empresas, Renfe, a través de Renfe y el ‘low cost’ Avlo, y SNCF, bajo la marca Ouigo. En estos meses, los ciudadanos han visto aumentar de 34 a 50 los trenes diarios que hacen ese recorrido. Ilsa tiene previsto ofrecer 32 servicios diarios -16 por sentido-.

La llegada de la competencia ha provocado también una reducción de precios. Tras la agresiva campaña de Ouigo en su lanzamiento, que ofrece billetes entre Madrid y Barcelona a 9 euros, Renfe contraatacó con unas tarifas del Avlo a partir de 5 euros.

Esto hará que el tren siga ganando terreno al avión. En 2019, último año comparable antes de la pandemia, el Ave trasladó a 4,3 millones de personas entre Madrid y Barcelona, frente a los 2,3 millones de personas que utilizaron el Puente Aéreo. Desde la llegada del Ave, los pasajeros del Puente Aéreo han caído un 32%.

Ilsa es la última compañía que ha llegado a la liberalización. Mañana presentará en Madrid su estrategia, el nombre comercial que usará y sus tarifas. Víctor Bañares, director general afirma que «queremos ser el Vueling de los trenes», y la «marca favorita que elijan los ciudadanos para viajar por negocios y por ocio».

Tras el eje Madrid-Barcelona, las compañías irán extendiendo sus servicios las rutas Madrid-Valencia, Madrid-Sevilla y Madrid-Málaga. El avión tiene los días contados en los trayectos cortos nacionales.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más