Cientos de mineros ilegales buscan oro en un importante afluente del río Amazonas

Cientos de mineros ilegales buscan oro en un importante afluente del río Amazonas

El Ministerio Público Federal (MPF) llamó a la adopción de una acción coordinada de emergencia para reprimir y desmantelar la minería ilegal en el cauce del río Madeira.

Cientos de mineros ilegales de Brasil se agolpan en sus botes desde hace dos días en el río Madeira, un importante afluente del río Amazonas ubicado en el estado homónimo, con un único objetivo: conseguir el oro que, aseguran, abunda en la zona.  

Según el medio Estadão, al menos al menos unas 640 embarcaciones a remo fueron contabilizadas por la zona, en los municipios de Autazes y Nova Olinda do Norte, a unos 120 kilómetros de Manaos.   

Los ‘garimpeiros’ (mineros de oro) utilizan largas mangueras que lanzan al lecho del río. Alimentados por generadores, succionan la tierra y todo lo que encuentran en el fondo. Una vez volcado el material sobre el bote, se pasa a través de una cinta transportadora, donde se filtra y se devuelve al agua. En este proceso, el oro se retiene en el transportador, detalla la prensa local. 

La noticia sobre la presencia en la región del preciado mineral desató la oleada de mineros ilegales en el lugar. En un audio que forma parte del informe, uno de ellos asegura que «ahí abajo están haciendo 1 gramo de oro por hora».

En ese contexto, desde el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama) señalaron que tenían «conocimiento del caso» y que este martes se reunieron con representantes del Instituto de Protección Ambiental de Amazonas (Ipaam) para «alinear la información con el fin de tomar las medidas necesarias y coordinar la inspección de minería en la región».

Mientras tanto, autoridades del estado de Amazonas y del Gobierno nacional de Jair Bolsonaro se responsabilizan entre sí sin tomar cartas en el asunto.  

Desde Ibama, señalaron que el dragado ilegal en el río Madeira no era responsabilidad del Gobierno federal, sino del estado de Amazonas y su agencia medioambiental Ipaam.

Entretanto, el jefe del Ipaam, Juliano Valente, dijo al BNC Amazonas que las agencias de seguridad y ambientales debían definir este miércoles el plan contra la invasión de buscadores en el municipio de Autazes. Además, dijo que su agencia ha dado instrucciones a las fuerzas de seguridad del Estado para que actúen, si bien insistió en que el río es jurisdicción federal y que, por tanto, la aplicación de la ley debe corresponder a la policía federal y a la Agencia Nacional de Minería (ANM).

Por su parte, el Ministerio Público Federal (MPF) emitió una recomendación en la que llamaba a adoptar en un plazo de 30 días una acción coordinada de emergencia entre los gobiernos federal y local para «reprimir y desmantelar la minería ilegal de oro en el cauce del río Madeira y sus afluentes».