Construcción, telecos y campo, los sectores más blindados ante la inflación disparada

Construcción, telecos y campo, los sectores más blindados ante la inflación disparada

ALEJANDRA OLCESE


@AlejandraOlcese

Actualizado Miércoles,
17
noviembre
2021

02:20

Los trabajadores de la construcción, los dedicados a la información y comunicación, los agricultores y los maestros son los que han negociado una mayor subida salarial en convenio en lo que va de 2021 y, por ello, los que menos están sufriendo la pérdida de poder adquisitivo derivada de la inflación.

Según la Estadística de Convenios Colectivos de Trabajo, con datos hasta el 31 de octubre, del Ministerio de Trabajo, se han registrado en los primeros diez meses del año 2.603 convenios colectivos de 664.901 empresas y que dan cobertura a 6,5 millones de trabajadores. De media, para todos ellos, se ha pactado una subida salarial del 1,55%.

Sin embargo, las subidas de sueldo varían en función de la actividad profesional, de ahí que aunque la inflación ha seguido una tendencia ascendente y a cierre de octubre el IPC sube un 5,4% interanual, no todos los profesionales han sufrido la misma merma de poder de compra.

Los convenios del sector de información y comunicaciones, al que se adscriben muchas empresas de telecomunicaciones, son los que han pactado una mayor subida salarial, del 3,32%; seguidos de los de la construcción, con una revalorización del 2,39%. Suben también más que la media los salarios de la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (+2,04%) y los sueldos del sector educativo (+1,95%).

Esta subidas incluyen tanto las pactadas en convenios de empresa (que de media son del 1,09%) como en los convenios de ámbito superior a la empresa (del 1,59%).

Óscar Arce, director de Economía y Estadística del Banco de España, explica que los incrementos más pronunciados se han producido «en las ramas de actividad con mejor evolución del empleo hasta octubre».

Variaciones salariales por sectores

En el lado opuesto de la tabla se encuentran los sectores cuyos convenios han pactado una congelación de los salarios, como los de actividades inmobiliarias, o aquellos con variaciones salariales muy modestas: +0,65% en actividades financieras y de seguros, +0,73% en Administración Pública y defensa y Seguridad Social obligatoria, o +0,99% en actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico, y como productores de bienes y servicios para uso propio.

La subida media, del 1,55%, se sitúa todavía lejos de lo que suben los precios, aunque ya hay cierta aceleración en los convenios de nueva firma, que recogen subidas del 1,7%.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que estas subidas sólo afectan a los 6,5 millones de trabajadores que están protegidos por convenios, del total de 16,9 millones de asalariados que hay en España, según la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre.

No se incluyen en ese total los autónomos -que no tienen sueldo propiamente dicho- ni tampoco los empleados del sector público, a los que el Gobierno ha garantizado una subida de sueldos equivalente al IPC previsto para 2022, de en torno al 2%.

De los trabajadores protegidos por convenio, sólo un 16,7% (1,08 millones) tienen cláusula de salvaguarda salarial, es decir, tienen asegurado por convenio que su sueldo subirá conforme al IPC, como lo hace el sueldo de los funcionarios o las pensiones.

La proporción ha ido bajando sustancialmente en los últimos años. En 2005, en España, un 71,9% de los trabajadores estaba protegido por este tipo de cláusula, pero el porcentaje ha ido reduciéndose progresivamente sobre todo a partir de 2008.

Esta tendencia, que los sindicatos consideran negativa para la protección de los trabajadores, es positiva desde el punto de vista macroeconómico ya que, ahora que la inflación se ha desbocado, puede servir para amortiguar el contagio a los salarios, y en consecuencia, los temidos efectos de segunda ronda.

«La proporción reducida de cláusulas de salvaguarda mitiga el riesgo de efectos de segunda vuelta. Una eventual aceleración generalizada de los salarios propiciada por los niveles actuales de inflación no sería inmediata«, señala, en este sentido, el Banco de España.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), también lanzaba esta semana un mensaje de tranquilidad en este sentido, ya que no se observan indicios de que la subida de precios se haya trasladado a salarios por ahora.

Lagarde celebraba, además, que en casi toda la Eurozona, a excepción de Bélgica y Luxemburgo, no existe una indexación automática de salarios al IPC.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja una respuesta