«El conductor murió en el acto, con lo que no había nadie que pudiera abrir las puertas»: 46 personas fallecen calcinadas en un autobús en Bulgaria

«El conductor murió en el acto, con lo que no había nadie que pudiera abrir las puertas»: 46 personas fallecen calcinadas en un autobús en Bulgaria

Por ahora, los investigadores manejan dos teorías sobre las causas del siniestro: un error humano o un fallo técnico en el vehículo.

Se han revelado nuevos detalles sobre el trágico siniestro de autobús en Bulgaria que dejó este martes 46 muertos, entre ellos doce menores de edad. 

El vehículo, de matrícula macedonia, se accidentó sobre las 03.00 (hora local) en una autopista a unos 30 km al sur de Sofía y quedó envuelto en llamas. Los únicos siete supervivientes fueron hospitalizados. 

El ministro de Salud de Macedonia del Norte, Venko Felipce, visitó a los heridos y dijo que todos están en buenas condiciones y no se teme por sus vidas. «Hay solo un paciente con una fractura», indicó. 

El ministro de Interior de Bulgaria en funciones, Boyko Rashkov, informó a los reporteros en el lugar de los hechos que las víctimas mortales quedaron totalmente «calcinadas». «La imagen es aterradora, aterradora. Nunca había visto algo así», declaró. 

El jefe de la Policía Nacional búlgara, Stanimir Stanev, señaló que la mayoría de los pasajeros quedó atrapada en el vehículo. «El conductor murió en el acto, con lo que no había nadie que pudiera abrir las puertas», cita AFP sus declaraciones.

Las autoridades están investigando las causas del siniestro y manejan dos posibles teorías: un error humano o un fallo técnico en el autobús, según bTV. Asimismo, uno de los heridos afirmó al primer ministro macedonio, Zoran Zaev, que escuchó el sonido de una fuerte explosión, pero este punto todavía no ha sido verificado.

Por su parte, la diputada búlgara Desislava Atanasova descartó que la causa del accidente fuera el estado del pavimento de la carretera e instó a realizar una investigación transparente. 

El autobús siniestrado pertenece a la empresa Besa Trans, con sede en Skopie, la capital de Macedonia del Norte. Su oficina no contestó a las llamadas de la prensa y fue cerrada horas después del inicio de su horario de apertura. 

Deja una respuesta