El Gobierno defiende que «la nueva Ley de Vivienda no pretende usurpar el derecho de propiedad»

El Gobierno defiende que «la nueva Ley de Vivienda no pretende usurpar el derecho de propiedad»

La odisea de comprar vivienda «Nunca he visto nada igual. Si te gusta una casa, o cierras la compra enseguida o la pierdes»

Faltan dos días para que termine el periodo de consulta pública del anteproyecto de la futura Ley de Vivienda y el texto sigue generando dudas y debate. El Gobierno es consciente de los recelos de una parte del sector que rechaza la limitación de los alquileres que plantea la norma y recela de otros asuntos que afectan directamente a los propietarios, especialmente a los grandes propietarios. De ahí que el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas, haya querido dejar claro este martes que «la nueva Ley de Vivienda no pretende usurpar el derecho a la propiedad».

La nueva ley «no pretende usurpar el derecho de propiedad», sólo establecer una conjunción público-privada como elemento de referencia y «columna vertebral» de la normativa, así como un «blindaje» de los parques públicos de vivienda, que es «esencial», y el compromiso de las administraciones públicas para «ayudar a los más vulnerables y a los jóvenes en el acceso a una vivienda digna», ha dicho durante su intervención en un debate organizado por la Fundación Alternativas para analizar el contenido de la futura norma.

Lucas ha reconocido que la negociación durante un año «ha sido un debate muy intenso» y «a veces con dificultades, por las muchas opiniones que se vertían en los medios de comunicación», sin embargo, ha querido destacar también su importancia como herramienta para hacer frente al problema habitacional de muchas personas en España, especialmente de aquellas en una situación económica de mayor vulnerabilidad.

«La ley no va a solventar todos los problemas, pero pondrá los cimientos para que las políticas de vivienda se enfoquen de otra manera», ha asegurado. El texto pretender «aportar soluciones para la colaboración entre administraciones, establecer mecanismos reales de colaboración entre instituciones para favorecer el parque público de vivienda» y proteger dicho parque público, que en España se ha visto mermado durante décadas y actualmente está muy por debajo de la media europea.

En el debate, moderado por Diego López Garrido, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativa, también ha participado Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España, quien ha destacado que la futura ley apueste por aumentar la oferta de alquiler. «Ahora bien, el resultado final dependerá de cómo se termine implementando. La posición del Banco de España es que si queremos aumentar la eficiencia y tamaño del mercado del alquiler, hay que aumentar la oferta. Todo lo que sea imponer límites a los precios sabemos, de acuerdo con la experiencia histórica, que es pan para hoy y hambre para mañana», ha resumido.

En esta línea se ha expresado también Ignacio de la Torre, economista jefe en Arcano Partners, para quien los problemas que afronta el mercado de la vivienda en España, y sobre todo sus precios, deben atacarse a la vez y desde diferentes ámbitos. «Debemos hacer políticas de oferta que aseguren que los distintos componentes del precio de una casa no se encarezcan», ha asegurado.

Eso supone, en su opinión, dar estabilidad y seguridad jurídica para que promotores e inversores apuesten por crear oferta en España. «No se puede cambiar de un día para otro las políticas de impuestos. Hay que dar estabilidad y todo lo que sea intervenir los precios del alquiler no funciona, hay mucha literatura científica que lo demuestra. Lo que funciona es incrementar la oferta, no tratar como villanos a propietarios institucionales frente a los minoristas», ha expuesto.

En cuanto al suelo, reclama que las Administraciones Públicas agilicen la transformación para evitar que se encarezca y que ese encarecimiento se traslade al precio final que paga el ciudadano. También considera necesario impulsar políticas activas de empleo para aliviar el problema de mano de obra que afronta el sector de la construcción y que podría ir a más en los próximos años y en el ámbito de la financiación, ha vuelto a insistir en la importancia de iniciativas como el help to buy británico para facilitar el acceso de los más jóvenes o las rentas más bajas a la compraventa de vivienda.

Por su parte, Carme Trilla, presidenta del Observatorio Metropolitano de la Vivienda, ha incidido en la importancia de que las entidades financieras concedan créditos no sólo a la compra, sino también al alquiler, y ha señalado que el anteproyecto de ley no será útil ni efectivo si no se saca adelante con el consenso de todas las partes. «Llegar a pactos será bueno, aunque sea haciendo cesiones desde todas las partes implicadas, porque si no no habrá éxitos», ha dicho.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más