Identifican una nueva especie de arbusto en el Uluru, el monte monolítico venerado por los aborígenes de Australia

Identifican una nueva especie de arbusto en el Uluru, el monte monolítico venerado por los aborígenes de Australia

Esta variedad de ficus con múltiples nombres en las lenguas autóctonas prolifera sobre las rocas porque ha perfeccionado el arte de buscar agua con las raíces.

Un grupo de botánicos ha identificado una especie «nueva para la ciencia» en la pobre vegetación del monte Uluru, un lugar sagrado para los pueblos aborígenes del centro de Australia, que lo consideran «el ombligo del mundo».

La presencia de estos arbustos sobre las áridas rocas nunca pasó desapercibida para los viajeros y naturalistas que visitaban esta emblemática formación monolítica de color rojizo, pero durante décadas se creyó que la planta pertenecía a la especie ‘Ficus brachypoda’, distribuida más cerca de las costas septentrionales del continente.

Al igual que la ‘Ficus brachypoda’, la ‘nueva’ especie rupícola del Uluru es afín a la higuera común, pero difiere bastante del resto de ficus conocidos, algo que puso al descubierto un reciente análisis morfológico. En particular, según detalla un blog taxonómico, se distingue por tener hojas rígidas y lanceoladas de color verde oscuro y decoloradas con muchas venas laterales paralelas y diminutos pelos sobre los rabillos de cada hoja.

El arbusto ya era conocido coloquialmente como higuera del desierto, por lo que el equipo investigador propuso para la especie el nombre científico de ‘Ficus desertorum’, aunque los pueblos autóctonos tienen múltiples palabras diferentes para referirse a ella. «Ningún nombre aborigen abarca todos los grupos lingüísticos, por lo que la elección de cualquiera de los nombres existentes podría excluir a otros del mismo grado de importancia», sostuvo el botánico Russell Barett, cuyas palabras recogió este 18 de noviembre el sitio web del Jardín Botánico Real de Sídney.

El nombre en latín propuesto por los profesionales «también destaca lo inusual que es encontrar un higo en el desierto», añadió Barett. Sus frutos, unos pequeños higos del tamaño de una baya, tienen cierto valor alimentario, tanto para los pájaros australianos como para los aborígenes, que se refieren a ellos con una palabra especial, ‘mai pulka’.

El monolito del Uluru no es el único lugar donde se puede encontrar la especie en cuestión, que también crece en otros dos famosos paisajes elevados del centro de Australia: Kata Tjuta (también referido como The Olgas) y Karlu Karlu (Devils Marbles). La planta está bien adaptada para vivir entre las rocas y, al igual que otros representantes del género Ficus, tiene largas raíces que le sirven para buscan agua, pero Barett enfatizó que «esta especie ha perfeccionado ese arte».

Hace un año Google Maps eliminó de su colección de imágenes las fotografías de la cima del Uluru compartidas por los usuarios porque el lugar es considerado sagrado para los anangu, un pueblo autóctono cuyos miembros solicitaron borrarlas. Desde octubre del 2019 las leyes de Australia prohíben a los visitantes escalar esta montaña, también a instancias de las comunidades aborígenes.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!