La mayor intervención de la Historia para bajar el precio del petróleo se salda con un fracaso estrepitoso

La mayor intervención de la Historia para bajar el precio del petróleo se salda con un fracaso estrepitoso

Ha sido un movimiento sin precedentes. Estados Unidos, China, Japón, India, Corea del Sur, y Gran Bretaña han abierto sus reservas estratégicas de petróleo. Y el precio ha subido un dólar. La medida estaba descontada por el mercado y, además, ha sido considerada insuficiente por los operadores. De hecho, los 50 millones de barriles que EEUU ha puesto en el mercado irán, en su mayor parte, simplemente a rellenar los stocks de las refinerías de ese país.

Tal vez el mejor ejemplo de ese fracaso -y de la subida de los precios- es que la cadena de tiendas de descuento de Estados Unidos ‘Dollar Tree’, famosa porque todo lo que tiene a la venta en las estanterías cuesta un dólar, va a subir los precios de la mayoría de los productos que vende a un dólar y 25 centavos. Es como si las tiendas ‘Todo a un euro’ de España decidieran que, a partir de ahora, todo va a ser a 1,25 euros.

El hecho de que esta masiva intervención en el mercado petrolero no haya tenido el más mínimo impacto no predice nada bueno para la inflación ni para los Gobiernos que, como el de EEUU, se están viendo sometidos a una creciente presión política para contener la subida de los precios. La gasolina y el gasóleo de calefacción están en su máximo de siete años en EEUU.

Nunca en la Historia los Estados habían liberado tanto petróleo. EEUU está inyectando una cifra récord, superior a la de sus mayores intervenciones, que tuvieron lugar hace treinta años, durante la ocupación de Kuwait por Irak, y diez, cuando la OTAN intervino en la guerra civil libia. Hay, además, otro factor: esta vez se trata de una intervención coordinada de seis países, entre ellos los cuatro mayores consumidores de petróleo: EEUU, China, Japón, y Corea del Sur. Ningún país de la UE ha participado.

La liberación de las reservas estratégicas de petróleo es una estrategia relativamente común para forzar el precio a la baja. Sólo EEUU tiene 754 millones de barriles en cavernas subterráneas en la región del Golfo de México, donde se concentran sus refinerías, para hacer frente a crisis de oferta o conflictos bélicos. Eso supone unos 35 días de consumo.

Hasta ahora, la Casa Blanca había tenido éxito en controlar la subida del precio del petróleo simplemente manejando las expectativas y amenazando con intervenir. Así, llevaba semanas dando a entender que intervendría, y, hace pocos días, anunció una investigación para determinar si las grandes petroleras coluden en mantener el precio en las estaciones de servicios artificialmente alto. Paradójicamente, ha sido pasar de las palabras a los hechos y dejar de frenar el repunte del precio.

Ayer, el congresista demócrata Ro Khanna, presidente del subcomité de Medio Ambiente de la Cámara de Representantes, amenazó con la prohibición de las exportaciones de petróleo por parte de EEUU, una medida controvertida, que según algunos no impactará el precio, dado que el valor del petróleo se fija en el mercado internacional. En Estados Unidos la exportación de petróleo estuvo prohibida desde que la primera crisis del petróleo golpeó al país a principios de los 70 hasta hace poco menos de una década, cuando el aumento de la producción de crudo debido al auge del fracking permitió a ese país producir petróleo por encima de su demanda.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más