La NASA pretende instalar un reactor nuclear en la Luna y busca ideas para hacerlo

La NASA pretende instalar un reactor nuclear en la Luna y busca ideas para hacerlo

Las condiciones establecidas para quienes quieran postular marcan que el reactor primero se construiría en la Tierra y posteriormente será enviado al satélite natural.

La NASA, en colaboración con el Laboratorio Nacional de Idaho del Departamento de Energía de EE.UU., pretende instalar una planta de energía nuclear en la Luna y busca ideas para hacerlo.

En este marco, la agencia junto al principal laboratorio federal de investigación nuclear del país presentaron este viernes una solicitud de propuestas para un sistema de energía de superficie de fisión, que se utilizaría para sustentar la vida humana permanente en la Luna para las futuras misiones y establecer una fuente de energía independiente del Sol

«Proporcionar un sistema confiable y de alta potencia en la Luna es un paso vital en la exploración espacial humana, y lograrlo está a nuestro alcance«, aseguró Sebastian Corbisiero, líder del Proyecto de Energía de Superficie de Fisión.

Los científicos señalaron que en el caso de que el objetivo se logre en la Luna, el próximo destino sería Marte. Según la NASA, la energía de la superficie de fisión sería capaz de proporcionar energía abundante y sostenida en ambos destinos sin importar las condiciones ambientales.

Condiciones de construcción

Las condiciones establecidas, para los que quieran aportar sus ideas al proyecto, marcan que el reactor primero se construiría en la Tierra y posteriormente será enviado a la Luna. 

Asimismo, se requiere la elaboración de un núcleo de reactor alimentado con uranio, un sistema para convertir la energía nuclear en energía utilizable, un sistema de gestión térmica para mantener el reactor frío y un sistema de distribución que proporcione no menos de 40 kilovatios de energía eléctrica continuada suficiente para 10 años en el medio lunar.

Por otra parte, los científicos necesitan que el sistema pueda encenderse y apagarse sin ayuda humana, se maneje desde un módulo de aterrizaje lunar, y que sea capaz de ejecutarse en un sistema móvil para ser transportado durante las operaciones.

Por si parece poco, aún quedan unos cuantos parámetros a seguir: cuando el reactor se lance desde la Tierra, debe caber dentro de un cilindro de 4 metros de diámetro y 6 metros de largo y no pesar más de 6.000 kilogramos.

Los futuros participantes deben enviar sus solicitudes de propuesta para un diseño inicial antes del 19 de febrero, recogen medios locales.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!