Las empresas que digitalicen a las pymes capitalizarán sus ayudas pero no podrán ser gigantes digitales de EEUU

Las empresas que digitalicen a las pymes capitalizarán sus ayudas pero no podrán ser gigantes digitales de EEUU

El Gobierno prepara el lanzamiento de uno de planes estrella para cumplir con la digitalización prometida a la Unión Europea en el Plan de Recuperación, que prevé que al menos un 28% de las ayudas concedidas desde Bruselas se dediquen a esta área. La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, presenta este jueves el denominado kit digital, 3.067 millones de euros que conforman la principal partida de un total de 4.656 millones previstos para la digitalización de las pymes españolas. Un 98% de las compañías del país y más del 50% del empleo se encuadran dentro de estas pequeñas y medianas empresas.

El novedoso sistema de ayudas en realidad irá a parar a los facilitadores de las soluciones tecnológicas que requieran las pymes: especialistas en software (el hardware quedaría excluido) que ayudarán a estos negocios a, por ejemplo, crear su propia página web, incrementar sus ventas electrónicas o promocionarse a través de redes sociales. Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, también intervendrá en esta presentación sobre la que Pedro Sánchez ya ha avanzado que, en su primera convocatoria, habilitará 500 millones para empresas de entre 10 y 49 trabajadores.

Las pymes que soliciten estas ayudas procedentes de Europa podrán recurrir a proveedores de servicios digitales, empresas formadoras que acompañarán a los solicitantes y que pasarán a formar parte de un catálogo a disposición de las pequeñas y medianas empresas que requieran una solución. Sin embargo, gigantes digitales extranjeros como Google o Microsoft están excluidos a la hora de capturar esas ayudas, según ha podido saber EL MUNDO; para beneficiarse de este impulso, tendrán al menos que contar con un partner nacional que participe en la formación y la tutela digital de las pymes españolas.

Según consta en las bases reguladoras del Programa, a las que ha tenido acceso este medio, este primer tramo para las ayudas se destinará a las pymes de 10 a 49 empleados que podrán optar a bonos por valor de 12.000 euros cada una. Dado que en este primer tramo se liberarán 500 millones de euros en ayudas, en total 41.600 empresas podrán beneficiarse.

En cualquier caso, los 12.000 euros no serán ingresados en las cuentas de las empresas, sino que éstas recibirán un bono que podrán canjear para recibir formación por parte de otra compañía que previamente habrá tenido que acreditarse como «agente de digitalización«. Realmente, serán estas empresas formadoras las que recibirán el dinero a cambio de instruir a las pymes en materias digitales.

«La concesión de la ayuda se materializará mediante la entrega de un bono digital a la empresa, de 12.000 euros. Dicho bono será transferido al correspondiente agente digitalizador para pagar los servicios prestados en un periodo de hasta 24 meses«, recoge el documento de las bases, de 87 páginas.

Podrán ser empresas formadoras todas aquellas que lleven al menos dos años operativas, que tengan sede social y centro operativo en España, con personal dado de alta a la Seguridad Social y con una facturación mínima de 100.000 euros al año, siempre que no estén en lo que se denomina «situación de crisis». Estas compañías recibirán un primer pago cuando firmen el acuerdo con la pyme -en el que se pactan las soluciones de digitalización en las que las van a formar-, y un segundo desembolso vendrá cuando acabe la formación.

La entidad pública Red.es, adscrita al Ministerio de Economía, será la encargada de gestionar las ayudas: concederlas, resolverlas, abonarlas e incluso ocuparse de las sanciones si se producen irregularidades. Le ayudará la Cámara de Comercio de España, que llevará a cabo un control y seguimiento de las ayudas.

Resulta curioso que aunque estas ayudas son para fomentar la digitalización de las pymes, sólo se podrán solicitar por internet y el criterio de concesión será por orden de llegada.

«Las ayudas se concederán por orden de solicitud, aplicándose el régimen de concurrencia no competitiva (…) Debido al volumen previsto de solicitudes a recibir por parte de potenciales beneficiarios y para simplificar y agilizar la tramitación de las mismas, se ha previsto la presentación únicamente por medios telemáticos (…) La presentación de las solicitudes se llevará a cabo a través del formulario electrónico previsto a tal efecto en cada convocatoria», se recoge en las bases.

Aunque el trámite parece sencillo, hay consultoras que ayudan a las pymes a solicitarlas a cambio de una comisión, como Yotramito o StartupGrade o FactorYdea. La propia patronal de empresarios, CEOE, ha creado también un servicio para ayudar a las empresas a optar a convocatorias de fondos europeos a cambio de una comisión anual.

Desde que se publiquen las convocatorias, las pymes tendrán tres meses para pedir las ayudas, aunque el Gobierno admite que se mantendrá abierto el plazo «hasta agotamiento del crédito presupuestado«. Quieren evitar que se repitan situaciones en las que la ejecución de ayudas ha sido muy baja por falta de demanda.

Los agentes digitalizadores ofrecerán una gama de cursos destinados a implementar o mejorar el comercio electrónico, digitalizar las relaciones con los clientes y proveedores, desarrollar procesos internos sin papeles, implantar la factura electrónica, aumentar la presencia en internet,automatizar procesos y mejorar la ciberseguridad. Las ayudas no se podrán utilizar para sustituir o mejorar servicios o sistemas ya utilizados por la empresa, se advierte en las bases.

En total, el Gobierno destinará 3.067 millones al kit Digital, pero se irán liberando por tramos. Después de este primero, para empresas de 10 a 49 empleados, habrá otro para compañías de 3 a 9 empleados (cuyos bonos ascenderán a 6.000 euros) y otro más para firmas de menos de 2 empleados (con bonos de 2.000 euros). Los autónomos también podrán optar a las ayudas.

Además de este kit, hay otras iniciativas como bonos de conectividad (50 millones), protección en ciberseguridad (42 millones), el despliegue de una red de oficinas para acelerar la digitalización (26 millones), formación a directivos (256 millones) o digitalización del comercio (325 millones), entre otras líneas de trabajo, hasta sumar los mencionados 4.656 millones de inversión pública para las pymes españolas del futuro.

La Comisión Europea ha señalado en repetidas ocasiones la falta de digitalización de las pymes en España, todo un perjuicio de cara a mejorar la productividad y más si cabe en un país donde las empresas de este tipo componen la mayor parte del tejido empresarial.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja una respuesta