Los movimientos sociales muestran su músculo en Bolivia con una gran marcha de 7 días en defensa de la democracia y el Gobierno de Luis Arce

Los movimientos sociales muestran su músculo en Bolivia con una gran marcha de 7 días en defensa de la democracia y el Gobierno de Luis Arce

«Aquí esta el pueblo boliviano, unido y de pie, para decirle a la vieja derecha neoliberal que no va a dividir», señaló el presidente del país andino.

Miles de personas salieron este martes a marchar en Bolivia para expresar su respaldo al Gobierno del presidente, Luis Arce, rechazar los intentos de «desestabilización» que han protagonizado los sectores de la oposición en los últimos días y apoyar la unidad de la Nación.

La multitudinaria movilización comenzó en horas de la mañana en el municipio de Caracollo, provincia de Oruro, y tiene como punto final la capital del país, La Paz, detalla la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Durante la jornada, Arce destacó que los bolivianos han salido a marchar para «hacerse escuchar» y «gritarle al mundo» que están dispuestos a defender la democracia y a exigir que se respete su voto.

«No estamos solos, aquí esta el pueblo boliviano, unido y de pie, para decirle a la vieja derecha neoliberal que no va a dividir Bolivia. Esta marcha es por la Patria y por la unidad del pueblo boliviano. ¡Viva Bolivia unida! ¡Viva nuestras organizaciones sociales!», expresó Arce.

La movilización es acompañada por Arce; el vicepresidente, David Choquehuanca y el expresidente Evo Morales, actual líder del Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP).

La marcha también cuenta con el apoyo de la Central Obrera Boliviana (COB) y el Pacto de Unidad, conformado por varias confederaciones sindicales de campesinos, mujeres, indígenas, comunidades interculturales, entre otras organizaciones sociales.

«¡La derecha no pasará!»

Los asistentes a la marcha llevaron distintas pancartas con mensajes que decían: «No permitiremos otro golpe fascista»; «¡Lucho no estás solo!»; «¡La derecha no pasará!», entre otros vítores y cantos expresados en apoyo al gobierno boliviano y a las luchas de los movimientos sociales.

También ondean la wiphala y la bandera nacional, mientras transitan por la carretera que une a Oruro con La Paz, en una movilización que recorrerá unos 34 kilómetros hasta llegar a su primera parada de descanso, en la localidad de Panduro.

De acuerdo a ABI, está previsto que la marcha se extienda durante siete días y llegue a la sede de Gobierno en La Paz el próximo 29 de noviembre.

Morales aseveró que la marcha demostrará su fuerza al llegar a la capital y destacó que esta jornada inicial es solo «un calentamiento» de lo que experimentarán durante la semana.

«Siento que esto solo es un calentamiento, hermano Lucho, hoy día, mañana, es calentamiento; el día lunes, próximo lunes 29, va a reventar La Paz, vamos a demostrar nuestra fuerza. Todos estamos con el proceso de cambio», resaltó.

Desde el pasado 8 de noviembre, sectores de la derecha boliviana, especialmente de las regiones de Santa Cruz y Potosí, han promovido un paro cívico e incentivado acciones de violencia contra el Gobierno boliviano, lo que ha llevado al Ejecutivo a denunciar que el propósito de esas acciones es emular el escenario vivido en 2019, previo al golpe de Estado contra el expresidente Morales.

Deja una respuesta