Sindicatos y patronal del metal negocian un acuerdo que acabe con la huelga que arrancó el lunes

Sindicatos y patronal del metal negocian un acuerdo que acabe con la huelga que arrancó el lunes

Cortes de carretera, neumáticos quemados, piquetes informativos que incluso han ocasionado daños a un conductor de camión, mucha seguridad y trabajadores cada vez más enfadados.

Ese es el escenario que se vive en casi la totalidad de la provincia de Cádiz desde que el pasado lunes arrancó la huelga del sector del metal que emplea a unos 20.000 trabajadores en una de las zonas de Europa con mayor tasa de desempleo.

El convenio colectivo y la subida salarial son los motivos por los que la patronal, Femca y los sindicatos, UGT-CCOO, están enfrentados. Esta tarde se mantiene la segunda reunión en Sevilla con la mediación de la Junta de Andalucía, para acabar, de una vez por todas, con los problemas que se están derivando de un conflicto que está in crescendo.

Las posturas siguen lejanas desde que el pasado miércoles comenzara una mesa de negociación que, tras 12 horas, no obtuvo resultado alguno. En la jornada de hoy, con cierta relajación en la actuación de los piquetes y muchas medidas de seguridad, se retomaron las conversaciones, pero la entente cordial no llega.

Los sindicatos tienen desplegados a sus delegados para volver a impedir la entrada a los centros de trabajo, salvo que durante la madrugada se alcance un acuerdo. Desde la patronal, el secretario, José Muñoz, señala que «nosotros hemos cedido hasta en cuatro ocasiones en las reuniones privadas. Las empresas nos dicen que no podrían soportar los cambios salariales que proponen ya que esto supondría el cierre o la quiebra de muchas de ellas».

Por parte de los representantes laborales, José Manuel Rodríguez Saucedo (UGT), señala que «estamos siempre abiertos al diálogo, pero la patronal no acepta ninguna de las propuestas que trasladamos. Ellos hablan del 5% de subida y nosotros pedimos el IPC que además no sabremos como estará en los próximos años».

La realidad es que, mientras la reunión de Sevilla sigue sin concretarse en un acuerdo, tanto en la Bahía de Cádiz como en la zona del Campo de Gibraltar las tres jornadas de paros han sido tensas y en algunos momentos incluso con incidentes que han provocado la detención de una persona y varios heridos. Especialmente grave fue el incidente ocurrido con un camionero que intentó acceder al polo químico de San Roque. Varias piedras impactaron en su vehículo y cuando abandonó la cabina fue agredido con un palo, lo que le ocasionó lesiones graves en la cabeza y fue trasladado al hospital Punta de Europa de Algeciras.

Asimismo, la arteria principal del arco de la bahía algecireña, la autovía que conecta el puerto de Algeciras con La Línea ha sufrido numerosas retenciones, sobre todo en los accesos a la zona industrial de Los Barrios y en la conexión entre el término municipal sanroqueño y Gibraltar. De hecho, el hospital del SAS en la localidad linense ha tenido que cambiar cirugías, los camiones con la comida no llegaron a tiempo y en las últimas horas se habilitó un camino alternativo.

Los piquetes, tras las críticas políticas y las quejas recibidas por muchos ciudadanos, han optado por abrir el paso a los sanitarios o las personas que tenían que acudir a una cita médica. No obstante, trabajadores de otros sectores no han podido desarrollar su tarea con normalidad.

Desde el colectivo empresarial de La Línea, Adell, su portavoz Fran López, ha indicado que si bien respetan las legítimas reivindicaciones de los trabajadores «no es de recibo el perjuicio al que se está sometiendo a nuestra localidad o a los trabajadores transfronterizos que acuden a Gibraltar».

Paradójicamente, como ha denunciado el alcalde de la ciudad vecina del Peñón, Juan Franco, «estamos siendo uno de los lugares más afectados cuando en nuestro término municipal no hay ninguna gran industria», por lo que ha expresado su disconformidad con la situación. «Entiendo las protestas, pero no el modo en el que se está afectando a temas tan relevantes como la sanidad o el perjuicio que se está ocasionando a otros trabajadores».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja una respuesta