Teletrabajo en la Función Pública 2022: quién trabajará tres días y quién pagará el Wifi

Teletrabajo en la Función Pública 2022: quién trabajará tres días y quién pagará el Wifi

Los funcionarios podrán teletrabajar hasta tres días a la semana a partir de enero

El Gobierno ultima con los sindicatos la incorporación del teletrabajo de forma permanente dentro de la Administración General de Estado. Tras una plan excepcional de trabajo a distancia por la crisis Covid-19, a partir del 2022 los funcionarios podrá optar a desarrollar hasta un 60% de su actividad laboral teletrabajando. Un ambicioso plan para la actualización y renovación de los servicios públicos que pretende también fomentar la presencia de trabajadores públicos como residentes en zonas rurales.

El ministerio de Hacienda y Función Pública trabaja para llegar a un acuerdo con los sindicatos sobre esta medida antes de final de año. Si se cumplen los plazos estimados, los funcionarios podrán solicitar su adhesión al programa de teletrabajo desde el próximo 1 de enero de 2022. Su petición para ser efectiva deberá ser aprobada por el responsable máximo del departamento del ente público, no se podrá aplicar de forma unilateral tras una petición del trabajador.

Cada departamento ministerial u organismo público deberá realizar un estudio previo de los puestos que puedan ser desempeñados mediante teletrabajo, con identificación de objetivos, evaluación del cumplimiento, plan de seguimiento y evaluación de todas las situaciones posibles.

No, el proyecto presentado por el Gobierno permite que las solicitudes para teletrabajar en la función pública siempre sean de carácter voluntario por parte del trabajador. Además, también podrán ser reversibles transcurrido un tiempo mínimo de la aplicación de la primera solicitud siempre que esté autorizada.

Sí, el Real decreto que prepara el Gobierno expone que «los funcionarios y empleados públicos podrán teletrabajar hasta el 60% de su jornada laboral». De ahí, cada departamento deberá adaptar las peticiones de sus equipos de trabajo en función de sus recursos humanos y su actividad. En ese momento también se podrán solicitar menos jornadas de teletrabajo.

No, solo aquellos cuya labor en la administración pública sea compatible con la actividad del teletrabajo. Aun así, fuentes del ministerio estiman que hasta 340.000 funcionarios de la Administración General del Estado podrían acceder a esta modalidad de trabajo a distancia.

No, por el momento esta norma solo afectará a los funcionarios de la Administración General de Estado. Por tanto, no incluye ni a los funcionarios autonómicos ni locales. Sin embargo, tras la entrada en vigor de esta normativa general se espera que todas las comunidades autónomas y entes locales desarrollen también su propio proyecto de acceso al teletrabajo.

El acuerdo presentado reconoce los mismos derechos tanto para los trabajadores presenciales como a los teletrabajadores en materia de retribución, tiempo de trabajo o promoción interna.

La Administración facilitará para el teletrabajo un equipo informático con tarjeta de datos móviles. Por tanto, no será necesario disponer de una red Wifi para trabajar. Además, se realizarán cursos de formación para que los equipos de trabajadores de la función pública tengan conocimientos en las nuevas herramientas ofimáticas y también en las recomendaciones pertinentes en ciberseguridad.

No. El decreto pretende facilitar la movilidad de empleados públicos para que establezcan sus residencias en zonas rurales o de menos población frente a las capitales de provincia o de municipio. En ningún caso establece ayuda económica para estos cambios de domicilios o empadronamientos.

Por otra parte, y según recoge el documentado presentado por el Ministerio, «se podrá articular una modalidad de teletrabajo con una prestación de servicios de carácter presencial de al menos un 10% mensual, dirigida expresamente a atender circunstancias organizativas especiales, como favorecer la presencia de la Administración del Estado en el territorio, en zonas en declive demográfico, o atender la prestación de servicios en ámbitos geográficos de difícil cobertura».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más